SIGUENOS EN FACEBOOK!

jueves, 13 de octubre de 2011

EL PABELLÓN DE CAZA DE MAYERLING!

El príncipe heredero Rodolfo compro varias propiedades entre 1884 y 1886 y había renovado y “unido” para formar el pabellón de caza de mayerling. Constaba de tres salas en torno a un patio, además de un pabellón de té, una bolera y los establos que se describe por sus contemporáneos como “de lujo”.

El nuevo pabellón de caza se abrió oficialmente con una cacería de los días 19 y 20 de noviembre de 1887 en presencia del emperador y la emperatriz. Supongo que la princesa Estefanía estaba presente en aquella ocasión. El kronprinz Rodolfo había elegido aquel lugar como centro de sus actividades cinegéticas y también para sus devaneos amorosos. También para descansar tras los días de caza y reunirse en torno a una cena solida, regada con vinos fuertes y amenizados con los relatos de la jornada.

La ligera hondonada del valle de helenenthal donde había sido construido el castillito hacia que fuera prácticamente sepultado.
Entre noviembre de 1887 y los trágicos acontecimientos de 1889 la casa de campo se utilizo solo diez ocasiones. En ese periodo, la princesa Estefanía se quedo allí dos veces. La pequeña erzi se alojo allí entre el 1 al 17 de junio de 1888, cuando se recuperaba de una enfermedad.

En el libro el martirio de una emperatriz (1889) nos da una descripción sobre el diseño interior de mayerling:

“sus apartamentos parecían más un museo, o las habitaciones de un profesor de historia natural, que las de un príncipe alto y poderoso. Unos de los salones se organizo con el fin de representar un bosque. Un enorme oso, que el príncipe había disparado en una estancia en munkdcs, se aferraba a un pino de tronco. Búhos, linces, faisanes, zorros, venados y ciervos se encontraba en esta sala maravillosa.
También había aves que fueron fusiladas por Rodolfo durante su viaje de “quince días al Danubio”. El estudio del príncipe fue decorado con maravillosos ejemplares de extranjeros y nacionales de armas; pistolas, carabinas, mosquetes, espadas, dagas y sables con incrustaciones de oro, plata y nácar. Un ciervo blanco que le disparo en bohemia fueron quizás los elementos más notables de esta hermosa colección”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada